Griezmann seguirá siendo una 'bomba de relojería'


2017-06-05 09:06 España Por: Nacho Heras

Después de mucho marear la perdiz Antoine Griezmann decidió a finales de la pasada semana que continuará un año más en el Atlético de Madrid. El delantero se dio cuenta de que no podía marcharse del club rojblanco después de que el TAS hubiera decidido ratificar la sanción de la FIFA que les prohíbe fichar durante el próximo mercado de fichajes, por lo que no tardó ni un segundo en descartar la posibilidad de marcharse para 'abrazar' la oferta de renovación que la directiva le había puesto sobre la mesa.

El francés lanzó un órdago al terminar la temporada. Aprovechó el pequeño descanso que tuvo para irse a Francia y 'jugar' con su futuro dejándose querer por el Manchester United. De esta forma, un día dejaba la puerta abierta a su salida y al siguiente mostraba su 'amor' por el equipo inglés. Y todo ello con un doble fin: fichar por los 'red devils' o, en todo caso, firmar una renovación al alza con el conjunto colchonero.



Seguirá... pero en principio solo este año

Al final la decisión del TAS prácticamente le ha obligado a actualizar su contrato con el Atlético de Madrid. Así que objetivo conseguido para el futbolista, ya que pasará a cobrar una cifra superior a la que percibía hasta ahora y será el jugador mejor pagado de la plantilla colchonera. Aunque eso sí, este movimiento no deja de ser un parche que no evitará que probablemente dentro de 12 meses nos volvamos a encontrar en una situación muy similar.

Hay que tener en cuenta que Griezmann ya tiene 26 años y que hace unos días ya dio la gran clave su futuro: "Quiero ganar títulos y en función de eso voy a decidir mi futuro". Por eso su continuidad más allá del próximo año quedará supeditada a lo que haga en la temporada el Atlético. Hasta ahora el francés solo ha ganado una Supercopa de España (2014) en el equipo y considera que no puede seguir esperando mucho más tiempo para lograr éxitos que colocar en sus vitrinas.

Hilo directo con José Mourinho

La suya es una situación muy similar a la vivida en este mismo club con el Kun Agüero en 2011. El argentino también llegó a renovar en enero de 2011, pero cuatro meses después forzaba su marcha. Por eso en el Wanda Metropolitano saben que deben andarse con ojo y poner especial empeño en conseguir algo grande en la temporada 2017/18. Porque en caso de no lograrlo no tardarán en volver a escuchar a Antoine dejándose querer por el United de José Mourinho. Al que, por cierto, en Inglaterra aseguran que llamó hace unos días para comunicarle directamente que se quedaba en España y no aceptaba su oferta... de momento.


Comenta con Facebook




Artículos Relacionados